A pata por la Patagonia.

La salvaje Patagonia es una tierra virgen cual colegiala, explorable especialmente durante el verano austral, en la que la nieve no inunda sus caminos. Pero si vas en invierno, que no te pare;  el excelente vino chileno y de Mendoza, y la indescriptiblemente sabrosa carne argentina permiten hallar descanso del agreste pero espectacular terreno.

La carretera del fin del mundo.

En el corazón de la Patagonia chilena se siente de cerca el pulso de la naturaleza. Siglos de aislamiento por tierra han hecho de la recientemente construida Carretera Austral un portal único a un mundo donde encontrarse a uno mismo es casi inevitable.