24 horas en el caos de Marrakech.

Cobras danzarinas, saltimbanquis y puestos de comida. Ninguna inmersión en las calles de Marrakech sería completa sin vivir de cerca el imparable trasiego de la plaza Jemaa El Fna. Y un turista avispado hará un máster gratuito en regateo.