Los comunistas de Budapest se han quedado de piedra.

Tras la caída del muro de Berlín, los países del Pacto de Varsovia no es que se alejaran del comunismo, es que corrieron despavoridos. Todas las estatuas de figuras comunistas desaparecieron de las calles. Salvo en Budapest, que las conserva en un museo.