Si eres menor de 18 años también puedes divertirte en Holanda.

Durante la clásica visita a Ámsterdam, es posible que la explicación de que los amigos de papá y mamá fuman cigarrillos caseros y que esas mujeres en los escaparates solo intentan vender lencería, no convenza del todo a tus hijos. Aún así, Holanda es un país para todos los públicos. He aquí el top 3 para disfrutarla en familia o para aquellos que huyen del turístico libertinaje.

  

TULIPANES EN KEUKENHOF: 

Por dos meses cada año Holanda se muestra al mundo en el parque de Keukenhof, que dicho así sonará raro, pero que muy raro, pero ¿Y si te decimos que se trata de molinos de viento y tulipanes por doquier? Seguro que dicho así ya suena mucho mejor. 

Desde mediados de Marzo hasta la mitad de Mayo, este parque, situado tan solo a 20 kilómetros de Ámsterdam, muestra a su casi millón de visitantes la obra de ingeniería floral que ha estado diseñando durante todo el año anterior. 

Flores en Keukenhof

Foto: Philipp Klinger

Cada año el parque adopta un tema original con el que sorprender: Pekín, Nueva York o Rusia son algunos de los últimos temas elegidos. Así que durante el paseo una estatua de la libertad o una basílica de San Basilio formada por tulipanes de colores, son solo algunas de las sorpresas que te esperan en esta coreografía para la vista. 

La visita al interior del molino de viento seguro que encantará a los más pequeños y tomar fotografías de los campos de tulipanes al frente entusiasmará a los padres. Otra sorpresa para los más pequeños es el corral con los animales de granja, donde pueden jugar y tocarlos libremente, que seguro que no es lo más aconsejable para mantener la ropa limpia, pero ¿Y lo que se van a divertir? 

Para poner la guinda, por supuesto, no podían faltar las bicicletas. Una actividad para toda la familia (y muy saludable), es alquilar una en el mismo parque y pedalear por los campos de tulipanes y molinos de viento que inundan todos los alrededores. Además de eso, disfraces tradicionales, desfiles de carrozas, conciertos y paseos en barco. La diversión está garantizada. www.keukenhof.nl 

HORA PUNTA EN MADURODAM: 

“Cariño, un tulipán ha agrandado al niño”. Aunque a ojo de instantánea pudiera parecer eso, en realidad se trata de algo diferente, es Madurodam, el parque que durante todo el año muestra Holanda en miniatura. Situado al aire libre en la ciudad de La Haya, jugando a ser  “Godzilla”, se pueden recorrer en pocas horas los edificios más emblemáticos y los lugares más pintorescos del país, que han sido reducidos a escala. 

La aventura será pacífica, ya que los pequeños habitantes de esta diminuta urbe siguen atendiendo sus quehaceres diarios en la ciudad, ajenos ya a los múltiples “Gullivers” que a diario les visitan armados con sus cámaras fotográficas. 

En la totalmente subjetiva e indiscutiblemente parcial opinión del que les escribe, que desde niño siempre soñó con conocer el lugar (y lo consiguió muchos, pero que muchos años más tarde), esta visita debe estar subrayada en rojo en la guía de los viajeros que busquen recuerdos entrañables.  www.madurodam.nl 

 
 

El jardín de laberinto de Vaals

Foto: Foxxyz

EL LABERINTO DE LOS TRES PAÍSES:

Si quieres perderte en un rincón perdido, valga la redundancia, este será tu sitio. En la esquina sur del territorio holandés, haciendo frontera con Alemania y Bélgica, en el sentido más literal de la palabra, se encuentra el laberinto de Vaals. Este laberinto de arbustos, que un servidor previamente tan solo vio en películas de época de aristocracia francesa, puede resultar una experiencia algo inquietante. Y no inquietante por las gárgolas de piedra que sorprenden al visitante cuando llega a un callejón sin salida, sino por el desafío mental que precisa encontrarla. A la entrada y confiado de que se trata de un juego de niños, tras unos cuantos intentos fallidos y darle vueltas a la cabeza, uno ya se da cuenta de que no es el alfiler más agudo del alfiletero y que la tarea requerirá tiempo y algunas frustraciones. 

Cuando suspires aliviado al encontrar la salida (lo siento, en el interior no hay empleados que te ayudarán a hacerlo), el lugar ofrece otros muchos atractivos. Del lado belga una torre de observación y la tumba del soldado desconocido, del lado alemán un bosque para hacer picnic y a pocos kilómetros también la ciudad universitaria e histórica de Aquisgrán. 

Espero que tomes nota de estos consejos para poder disfrutar de Holanda con tus niños, aunque aviso, cuando crezcan y cumplan 18 seguro que querrán volver y esta vez no estarás invitado… 

 

Juan Contreras 

  

Juan Contreras es un autoproclamado psicólogo loco por los viajes, contador de historias y experto en nada.



Artículos relacionados

Ámsterdam en 48 horas… y sin arruinarte.

Si su fama de ‘ciudad cara’ te reprime ese impulso de hacer la maleta y marcharte a conocer Ámsterdam,te enseñamos la forma de ver Ámsterdam sin arruinarse y en 48 horas. Siempre y cuando no te pierdas por cierto barrio, claro.

Tómate un respiro. Tómate un… Oporto.

¿Necesitas un respiro? ¿Quieres hacer una escapadita pero no sabes dónde? Nosotros te proponemos un viaje a la segunda ciudad más importante de Portugal, Oporto. No tan visitada como Lisboa, conserva un encanto y una autenticidad que perdurarán en tu memoria. Y lo mejor es que puede visitarse...

Añade un comentario