Las brujas de la historia que no eran tu suegra.

¿Te cae mal tu vecina? ¡Denúnciala por brujería y se acabó el problema! (Literalmente). Durante siglos, éste fue bastante común en distintos países cristianos. Aunque la fama la tiene Torquemada y la inquisición española, los países anglosajones se llevaban la palma, ¿quieres conocer los lugares?

 

Si hay un tema que siempre llama la atención por sus reminiscencias esotéricas y por el aura de leyenda que deja tras de sí es el de los procesos realizados contra las brujas a lo largo de la historia. Es cierto que existieron las brujas y que fueron quemadas en hogueras de la Europa moderna y de los territorios que luego se conocerían como Estados Unidos. Pero no eran como las pintan las leyendas, o tal vez sí…

Unos de los juicios contra la brujería más conocidos se celebraron en las puritanas colonias inglesas del Nuevo Mundo, allá por el año 1692. Fueron los llamados Juicios de Salem. Como de costumbre en estos casos, las acusaciones se basaron en rumores y en disputas vecinales y nunca se llevó a acabo una investigación seria que inculpase o exculpase a las supuestas brujas (y brujos, pues también habían hombres implicados). Unas doscientas personas fueron acusadas, de las cuales diecinueve fueron halladas culpables y colgadas de la horca, ante el clamor de sus vecinos y en medio de la histeria religiosa.

Juicio a las brujas de Salem.

Como esto, pero con más lágrimas. Foto: Len Radin

Salem es hoy un lugar muy visitado. Cuenta con bonitas casas de época y con el Museo de las Brujas de Salem, situado en un antiguo edificio que pretende sumergirnos en el ambiente del momento.

En Francia bien conocido es el caso de Juana de Arco. Nacida en 1431 de familia humilde, llegó a ser adalid de su país frente a la invasión inglesa y libertadora de Orléans en la Guerra de los Cien Años. Mujer influyente y peligrosa políticamente para sus rivales, se la hizo desaparecer mediante la acusación de brujería. No faltaron todo tipo de “pruebas”: decía haber escuchado voces angelicales en su cabeza diciéndole “Tú debes salvar a la nación y al rey”, había derrotado a muchas tropas mediante “brujería” (un peligroso eufemismo de “gran habilidad”), y se la encontró blasfema y hereje reincidente. Fue quemada en la hoguera y, paradojas de la historia, años después se la proclamó santa.

En Domrémy, su ciudad natal, puede visitarse la casa en que nació y se crió, convertida en museo. En Ruán sigue en pie la torre en la que estuvo prisionera durante el juicio y dónde sufrió intentos de violación por parte de sus vigilantes. Puede visitarse el Museo de Juana de Arco y la Plaza del Viejo Mercado donde, señalado con una cruz, está el lugar donde Juana fue quemada.

En España la Inquisición, pese a lo que cabría esperar, no se tomó demasiado en serio el asunto de las brujas y sus reuniones demoníacas, ya que estaba más preocupada por otros asuntos más peligrosos para la Cristiandad. Sin embargo sí que hubo algunos procesos, de los cuales el más sonado fue aquel que se llevó por delante a doce vecinos del pueblo de Zugarramurdi, en la actual Navarra, en los albores del siglo XVII. Supuestamente realizaban aquelarres en unas cuevas vecinas, donde se encontraban con el diablo en forma de macho cabrío y realizaban rituales extáticos con plantas alucinógenas.

Inquisición española de Monty Python

¡Nadie se espera a la inquisición española! Foto: Monty Python Flying Circus.

El miedo a que se arruinasen las cosechas por culpa de males de ojo y las habladurías y envidias llevadas hasta peligrosos extremos terminaron con medio pueblo acusado de brujería. Muchos fueron absueltos, pero otros sufrieron cadena perpetua y los más desdichados fueron pasto de las llamas del Auto de Fe.

Hoy en día puede visitarse el Museo de las Brujas de Zugarramurdi e incluso las cuevas de la discordia. Es recomendable la visita, en parte por el bello paraje del valle de Baztán que las guarda. Si acudes en el solsticio de verano disfrutarás de una experiencia interesante pues se celebra una fiesta en honor del fuego, aderezada con carneros asados y espectáculos muy evocadores. ¡La magia está asegurada!

Por último mencionamos la herejía de los benandanti, surdida en el norte de Italia a finales del siglo XVI. Los seguidores de este culto agrario decían salir de sus cuerpos durante el sueño y combatir a las brujas con haces de hinojo para evitar todo mal que ellas pudieran hacerle a las cosechas. Sin embargo, pese a su buena fe, este tipo de creencias heterodoxas asustaba a la Iglesia y ellos mismos fueron enjuiciados por satanistas e idólatras…

Como vemos en los procesos contra las brujas ocupaban un papel importante las luchas políticas, las envidias y rencores vecinales y el miedo de la propia Iglesia a todo aquello que escapase de su doctrina. Las reuniones secretas en aquelarres, el empleo de remedios “mágicos” y de hierbas extáticas para entrar entrance y “volar” con escobas y las uniones con seres demoníacos quedan solo para las leyendas. Mucha gente murió por ello en Europa y en EEUU, por lo que se trata de un asunto serio. Y sin embargo no podemos evitar chillar alegremente a lo Monty Python “¡Es una bruja! ¡Quemadla!”.

Rosaura Ruiz

 

Rosaura Ruiz es licenciada en Historia, devoradora de libros y amante del arte y la cultura. En cuanto puede, que es cuando el dinero se lo permite, sale de viaje. Planificar la siguiente escapada es lo que la mantiene con vida; las ganas de descubrir nuevos lugares es lo que llena su mente.



Artículos relacionados

Los 10 países con la mejor comida del mundo.

Desde que al primer simio avispado se le ocurrió mojar la comida en el mar para darle más sabor, la carrera del ser humano para hacer de la cocina un arte ha sido imparable. Pero la evolución de la comida del mundo no ha sido deliciosa por igual. Te detallamos los países donde puedes engordar...

Tu amigo el Ministerio quiere que estudies en el extranjero gratis.

Sí, lo sabemos. Estudiar idiomas en el extranjero es bastante caro; dormir, comer, el curso, las inevitables copas con los compañeros... Sin embargo quizás no estés aprovechando las becas del Ministerio de Educación español. ¡Hasta 2600 € para que los gastes!  

Añade un comentario