¡KIAAAAAAAAAAA!

Si te gustan las artes marciales, (o ver hombres sudorosos peleando, no juzgamos a nadie), te explicamos a dónde viajar para iniciarte en tu estilo preferido de repartir mamporros.  

  

No te culpes, el ser humano es un enamorado de la violencia. La historia del hombre ha sido una búsqueda continua de la forma más sencilla y eficiente de matar al prójimo. Tristemente cualquier descubrimiento revolucionario que podría haber mejorado el mundo, en su lugar ha acabado teniendo su aplicación principal en una nueva forma de volar enemigos por los aires. El fuego, la pólvora, la dinamita, la energía nuclear, la fabada litoral… 

Pero a pesar de todos estos avances, siempre habrá un hueco en nuestros primitivos corazoncitos para la lucha desarmada, es decir, el método troglodita de resolver disputas mediante el noble arte del diálogo constructivo y tolerante a través de los puños. 

Y como todas las artes marciales tienen un lugar de origen, ¿qué mejor que viajar al epicentro mismo de cada una para aprender sus trucos más selectos? Te llevamos de visita a los enclaves más aptos para buscar al pequeño saltamontes, eso sí, si vuelves con algún diente de menos no nos eches la culpa. 

¿Te atreves a insultarles? Foto: Greta Gabor

KARATE – OKINAWA, JAPÓN. 

Cuando alguien piensa en un arte marcial al azar, lo primero que se le viene a la cabeza es el karate. El arte marcial del “dar cera, pulir cera” en su origen no tiene nada que ver con el Sr. Miyagi, sus bonsáis, la horrenda ropa de los años 80, y las exageradas poses de Daniel-San. Lo de la paz interior y todo lo demás es un beneficio adicional, pero el karate más bien tiene que ver con huesos rotos y lindezas similares. 

Originado en las islas del archipiélago de Okinawa, (Japón), se basa en técnicas propias de las islas, mezcladas con movimientos importados de China. Aunque se practica en todo el mundo, en la capital de Okinawa, Naha, su enseñanza será mucho más auténtica. Pero no te presentes con la cinta roja en la cabeza, por favor. 

KUNG FU – MONASTERIO SHAOLIN, CHINA. 

Antes de que los practicantes de kung fu supiesen volar, (Tigre y Dragón, cuánto daño has hecho), los monjes chinos de Shaolin ya eran una referencia en China del combate desarmado, esencialmente mediante técnicas de puño y pie. 

Si durante tu visita a China quieres depurar tu estilo de kung fu de grulla, mono, mantis, o algún otro estúpido animal, detente en Parque Nacional de Song Shan, el cual es famoso por contener el templo Shaolin, que a cambio de una tarifa, ofrece clases de iniciación o perfeccionamiento. Qué zen. 

JUDO – KODOKAN, TOKIO. 

El judo, o “camino suave”, debería ser demandado por su publicidad engañosa. Su “suavidad” se reduce a la cantidad de suavizante con el que laves el kimono, porque su aplicación real consiste en estampar al adversario contra el suelo, y si el muy ingenuo todavía se mueve, rematarlo una vez allí. 

Jigoro Kano, el padre de las artes marciales modernas, comenzó la andadura del judo en su entonces pequeño dojo en Kokodan, Tokio. Hoy en día se puede entrenar en su ilustre tatami, e incluso alquilar habitación en el recinto.  

Uchi mata de Judo

Judo: el camino más rápido hasta el suelo. Foto: Kenny Tan

BOXEO – INGLATERRA. 

Aunque la fama la tengan las artes marciales asiáticas, los europeos de hace siglos no se quedaban atrás en cuanto a violencia se refiere, y de hecho Alejandro Magno ya dio una lección magistral al darse un paseo insertando lanzas por medio Asia. Y con permiso de la lucha libre o grecorromana, la especialidad europea tradicional ha sido el boxeo. 

Deporte brutal y efectivo, admite solamente golpes con los puños, y por mucho que se empeñe Mike Tyson, los mordiscos en la oreja no son válidos según el reglamento. Para entrenar en el boxeo nada mejor que dirigirse a  Inglaterra, hogar del primer campeón moderno, James Figg, donde por un módico precio en cualquier academia estarán encantados de dejarte sonado. 

AIKIDO – JAPÓN 

Si obviamos que se trata de un arte marcial que se entrena con falda, (ejem), el aikido es eso que hace Steven Seagal para enviar volando a todos sus atacantes sin ni siquiera despeinarse. Quizás de las artes marciales más complicadas de aprender, a medida que su fundador el japonés Ueshiba fue envejeciendo, acabó convirtiendo el aikido en una vía más espiritual (y fraudulenta) que la mera dislocación de hombros y muñecas en la que consistía antes de la segunda guerra mundial. 

Si lo que te gusta es poner en órbita a tus compañeros de entrenamiento, no te olvides de pasarte por el Dojo Hombu cuando pases por Tokyo, centro fundacional del Aikido desde su creación. 

Lanzamiento de Aikido

Aikido, por si se ríen de tu falda. Foto: Daniele Oberti

JIUJITSU BRASILEÑO – RÍO DE JANEIRO. 

El jiujitsu brasileño, también conocido como la forma más eficiente de hacer un nudo de un oponente caído, se basa en la aplicación de agarres, luxaciones y estrangulaciones para someter al contrario. Todo esto generalmente con mucho contacto con el sobaco ajeno, la entrepierna ajena, y por tanto con poca dignidad para ambos contendientes. 

Sin embargo su brutalidad es innegable, y si eres practicante de este sudoroso baile, en algún momento de tu vida deberás dirigirte a Río de Janeiro, sede original en la que la familia Gracie derivó su arte marcial del Judo. En la sede oficial se puede entrenar para que hagan de ti la nueva mopa del tatami. 

TAEKWONDO – SEÚL. 

El Taekwondo, o “camino del pie y de la mano”, (se sobreentiende que es el camino que conduce hacia tu cara), es el arte marcial coreana por excelencia. Sus orígenes son chinos, pero los rudos coreanos lo adaptaron haciendo “hincapié” en las patadas. (Sí, es un juego de palabras). Menos poses inútiles que en las artes chinas y más rupturas de tabiques nasales con los pies. 

Por desgracia hoy en día su inclusión en los juegos olímpicos ha hecho degenerar este estilo duro y eficaz, (recordemos que fue el primer arte marcial que aprendió Chuck Norris, eso tiene que valer algo), en una especie de ballet, eso sí, muy popular. Si buscas un estilo más auténtico, dirígete a alguna academia de Seúl. 

MUAY THAI – BANGKOK. 

El despiadado Muay Thai es conocido mundialmente por su mortífero abrazo, que los tailandeses utilizan para acercarse lo suficiente a la desgraciada víctima como para sacudirle con pies, puños, codos, rodillas y si te descuidas, hasta con el reloj. 

Por si no ha quedado claro, el Muay Thai es más sucio que un pañal usado de bebé, y ha sido fraguado a base de guerra durante miles de años para convertirse en el método de lucha tailandés por excelencia. En Bangkok podrás encontrar infinidad de gimnasios donde entrenar este arte marcial, si te atreves. 

 

 

David Vuelta es un analista financiero y abogado cuya pasión por viajar sin duda deriva de los numerosos vuelos a través del Atlántico que realizó incluso antes de nacer. Actualmente malvive viajando menos de lo que desearía 

 



Artículos relacionados

Los 10 países con las mujeres más guapas.

Hombres del mundo, sabed que hay otros hombres más afortunados que vosotros, porque viven en los países con las mujeres más bellas del globo. Pero no tengáis envidia, porque os decimos cuáles son estos destinos para que podáis ir allí a haceros pasar por exóticos.   

10 castillos que no te quieres perder. (Parte 2)

Por si os habéis quedado con ganas de más asedios y conquistas, ¡repasamos los otros 5 castillos imprescindibles del mundo en los que podéis buscar a vuestro príncipe o princesa! (No juzgamos...)          

2 respuestas para “¡KIAAAAAAAAAAA!”


  1. oscar vega gutiérrez - 8 de julio de 2012 a las 20:13

    Estaba buscando algunos datos para viajar a Okinawa pues voy a entrenar karate allá y tristemente me encuentro con esta página que más que una orientación es definitivamente una repudiable mofa respecto de las Artes Marciales en general, lo cual prueba la ignorancia acerca de lo que se pretende orientar y una falta de respeto inaceptable y de seguro, aparecerán luego diciendo: -Qué falta de sentido del humor-. Esta website carece de lo más mínimo que es respeto por lo demás y pretenden aparecer como “Evolucionados” al motejar de trogloditas a quienes practicamos Artes Marciales y finalmente no indicáis ni siquiera un dato que valga la pena.Sois un fiasco de página.

    Con el mayor de los desagrado.
    Oscar Vega Gutié

    (Editor: El autor del artículo ha practicado dos de los artes marciales de la lista y compite habitualmente en uno de ellos. El artículo es claramente humorístico, pero el karate es un chiste en si mismo)

  2. Viki - 11 de agosto de 2012 a las 14:58

    Si encuentras una pagina interesante avisame por favor yo también estoy interesada en viajar para aprender karate



Añade un comentario