¿Por qué los japoneses siempre viajan en manada?

Os retamos a que intentéis acercaros a menos de un metro de distancia del cuadro de la Mona Lisa, en el Museo del Louvre de París, sin utilizar un lanzallamas. Complicado, dada la densidad de unos 37,2 japoneses por metro cuadrado en la sala, (estimado por la NASA), unidos por su guía turístico en todo momento para crear una permanente cortina nipona de cámaras al ristre y gorros ridículos para impedir el paso al célebre cuadro.

¿Por qué los japoneses no saben viajar en grupos pequeños?

Para resolver la pregunta nos tenemos que remontar a los orígenes de la mayoría de las peculiaridades de la rarita cultura japonesa, los años de aislamiento de la dinastía feudal del Shogunato Tokugawa, que duró desde 1603 hasta 1868. Durante todo este tiempo en el que los extranjeros estaban condenados a muerte en las islas, una de las características más notables fue la estricta estratificación de la sociedad por clases, en la que la movilidad social era muy desaprobada; si eras mercader, tus hijos serían mercaderes. Sin perspectivas de mejora, más te vale que actúes como se espera de ti.

Si añadimos al cóctel el hecho de que se hacía responsable de los crímenes de una persona a toda su familia, (si un miembro cometía asesinato, se le ejecutaba pero se esclavizaba también a toda su familia, ¡qué bien!), se creaba una unión de reputación de toda la familia a efectos sociales. Los japoneses se acostumbraron a ser parte de un todo. Al contrario que en el individualista occidente, los japoneses se identificaban a través de su familia, clase social, y grupo de trabajo. Hoy en día sigue siendo un orgullo para un padre que trabajó en Toyota que su hijo trabaje en Toyota - su familia extendida. (Ignoramos qué pasaría si en lugar de Toyota fuese Hello Kitty…)

Durante la época mencionada, el país estuvo cerrado al comercio y a las influencias extranjeras, (ejecutando cristianos, impidiendo el paso de navíos extranjeros que buscaban comerciar con los puertos japoneses), lo cual solamente agravó la presión social del feudalismo extremo sobre la individualidad. Lo convirtió en cultura. Incluso hoy en día esta presión social es fulminante; está mal visto incluso besarse por la calle.

Pero llegaron los Estados Unidos, y cuando el Comodoro Perry de la armada de los EEUU  precipitó la caída del Shogunato Tokugawa a base de cañonazos, (suele ser el estilo marca de la casa de USA a lo largo de su historia), las eficientes hormiguitas de Japón adoptaron rápidamente la evolución en términos de ciencia, armamento e industria, pero el residuo feudal quedó en la memoria colectiva de la sociedad.

Obviamente es importante la seria diferencia que existe entre la mayoría de los idiomas extranjeros respecto del japonés, basado en caracteres y mucho más complicado de aprender. El sentido del honor japonés, (derivado de la mitificación del bushido samurai durante la época Edo), repercute en un marcado perfeccionismo, que se aplica a la práctica de la lengua extranjera. Básicamente si un japonés no cree que habla correctamente el inglés, preferirá decir que no sabe hablarlo antes de exponerse a hablarlo imperfectamente y perder valor social ante los demás. (“Losing face”). Esta pérdida de valor social se transmitiría teóricamente a todo su grupo social, lo cual sería desastroso, por lo que mantener intacto su valor es esencial.

A pesar de que los japoneses llevan décadas copiando las influencias occidentales y moderando su forma de pensar, lo hacen en versión “made in Japan”, y la individualidad sigue asustando. (Sólo hay que ver cómo se visten de exageradas los domingos las chicas de Harajuku, en Tokio, con el fin de romper la uniformidad y la opresión conformista que sufren el resto de la semana, necesitan una válvula de escape).

Así que la próxima vez que veas un grupo de doscientos mil japoneses que cual plaga de langostas barre el museo, no tengas prisa, en cuanto el guía decida irse corriendo al siguiente cuadro, todos le seguirán a toda velocidad. Y ya tendrás todo el cuadro para ti. 



Artículos relacionados

¡KIAAAAAAAAAAA!

Si te gustan las artes marciales, (o ver hombres sudorosos peleando, no juzgamos a nadie), te explicamos a dónde viajar para iniciarte en tu estilo preferido de repartir mamporros.     

6 consejos para sobrevivir al Monte Fuji.

La cumbre del legendario monte japonés puede poner a prueba tu mente... y tus pies. Descubre cómo prepararte a conciencia para tocar las nubes en la cima sin perder la dignidad.

1 respuestas para “¿Por qué los japoneses siempre viajan en manada?”


  1. Zozo. - 5 de diciembre de 2010 a las 23:54

    Creo que viajan en grupos similares a nosotros los occidentales pero sobradamente mas grandes..cuestion de sus agencias turisticas supongo, solo que tienen mas compulsividad a fotografiar sin importarles mucho (a pesar de sus exquisitos modales)que los demas tambien queremos inmortalizarnos con el monumento X, solitos…soy viajera solitaria y lo q hago es intercalarme entre las explicaciones de los guias para tomar mis fotos,y en los museos hago el recorrido a la inversa del tour made in japan y si quiero una foto le sonrio a alguno q encantado la tomara a cambio obvio de que yo le devuelva el mismo detalle..



Añade un comentario