La Panamá que saqueó el pirata Morgan.

Engullidas por la floreciente ciudad de Panamá, las ruinas de la ciudad vieja quedaron paradas en el tiempo en aquél fatídico día de 1671 en el que el pirata Henry Morgan sació su codicia saqueando la ciudad. Desde luego, nada que ver con el capitán Jack Sparrow.   

    

Eran tiempos de piratas, corsarios y galeones repletos de oro. El tambaleante imperio español mantenía su hegemonía militar gracias a los numerosos materiales preciosos que extraían de las minas de la recién descubierta América, y que se enviaban a Sevilla a bordo de convoyes fuertemente armados. Las demás potencias coloniales querían su parte del pastel, (Holanda, Francia, Inglaterra), pero España simplemente había llegado antes y se aprovechó de ello durante dos siglos.   

En el “año de nuestro señor” 1519 se fundó la vieja ciudad de Panamá en la costa del mar Pacífico, como un enclave estratégico que se utilizó para la conquista del Perú años después. La elección del lugar no fue una idea brillante precisamente; no había suficiente agua potable para los más de 15.000 habitantes que llegaron a habitar la ciudad, las mareas complicaban la navegación, era un puerto insalubre, y como se verá, era muy gafe.   

Hoy en día la ciudad vieja se encuentra a medio camino entre la moderna y próspera Panamá y el aeropuerto internacional de Tocumen, a un corto trayecto en taxi. Su reconstruido campanario hace las funciones de mirador para observar el contraste entre la ciudad moderna de rascacielos que se recorta sobre el horizonte y las ruinas de la ciudad original. Pero, ¿cómo se llegó a este estado ruinoso?   

La catedral de la vieja Panamá

Foto: Lenin Aguilar

 

Fácil, Panamá es un imán de desgracias. A los incendios ocurridos entre 1539 y 1563, se suma un terremoto en 1620, otro gran incendio, pero ante todo, la amenaza constante de invasión por parte de corsarios y piratas, interesados en el flujo de oro y plata procedentes del Perú. (Y patrocinados por países europeos enemistados con España).  

Quien esté pensando en los descafeinados piratas que protagonizan las películas de Hollywood, (Erroll Flynn, Johnny Depp en su papel de capitán Jack Sparrow, etc) que se lo vuelva a pensar. Los piratas de la época vivían en un mundo sin reglas en el que la tortura, las matanzas indiscriminadas y no lavarse los sobacos eran prácticas tristemente habituales.    

¿De qué tipos de tortura estamos hablando? Entre los relatos de las atrocidades utilizadas por los piratas y que llegaban a oídos de los atemorizados habitantes de Panamá se encontraban los siguientes macabros ejemplos:    

  • El pirata llamado El Olonés en una ocasión abrió en canal a un prisionero con su espada, le arrancó el corazón, y después de morderlo, se lo lanzó a la cara a otro prisionero, que obviamente confesó de inmediato.
  • Cortar labios u orejas era una práctica bastante extendida, (sin embargo nosotros no creemos que sean buenos souvenirs).
  • Colgar a los hombres de un gancho por los genitales hasta que el peso vencía su resistencia era también frecuente.
  • Creo que con lo anterior ya os hacéis una idea.

Y de entre todos los piratas sádicos y perturbados, destaca el pirata Morgan. Los saqueos del astuto aunque depravado lobo de mar han sido bien documentados dado que tripulaba su flota uno de los pocos corsarios de la época que de hecho sabía leer y escribir: Alexandre Olivier Exquemelin.  En su libro “Bucaneros de América” detalla la obra magna de Henry Morgan, la conquista y saqueo de la ciudad vieja de Panamá.   

Entrada a la ciudad vieja de Panamá

Foto: Pmaville

 

Elegido el objetivo por su menor capacidad defensiva respecto de Cartagena o Veracruz, en 1670 partió con su ejército de 37 navíos y más de 2000 piratas con dirección a Panamá. Hemos de dar por descontada la capacidad de liderazgo de Morgan, considerando la dificultad que debía entrañar administrar una flota tripulada por los mayores deshechos humanos de la historia de Europa, y llevarla hasta la conquista de una ciudad con el triple de defensores que atacantes a través de la jungla tropical.   

La conquista se logró mediante luchas encarnizadas calle por calle a lo largo y ancho de la ciudad vieja, hasta que la habilidad táctica de Morgan puso a los españoles contra las cuerdas, y les obligó a huir o a rendirse. En ese preciso instante surgieron las llamas que habrían de arrasar la mayor parte de la ciudad, incluyendo la catedral, estructura que mejor soportó la intensidad del incendio. La causa de la catástrofe no está muy clara: hay quien lo atribuye a un accidente, y hay quien propone que para facilitar la toma de la ciudad, los piratas la incendiaron. La versión que hoy toma más fuerza es la que defiende la autoría del propio gobernador de Panamá, ordenando la quema con el fin de minimizar los bienes y municiones que serían saqueados por los piratas. (El botín en cualquier caso no fue tan espectacular como esperaban, dado que la mayor parte del tesoro había sido enviado a Ecuador a bordo de un navío para ponerlo a buen recaudo con anterioridad a la expedición pirata).    

El corsario más exitoso de la historia puso entonces rumbo a Port Royal para celebrar su logro. Entre el ron y las meretrices, el botín no debió durar más de un día y medio, ¡pero menudo día y medio!   

   

   

 David Vuelta es un analista financiero y abogado cuya pasión por viajar sin duda deriva de los numerosos vuelos a través del Atlántico que realizó incluso antes de nacer. Actualmente malvive viajando menos de lo que desearía. 

  



Artículos relacionados

A pata por la Patagonia.

La salvaje Patagonia es una tierra virgen cual colegiala, explorable especialmente durante el verano austral, en la que la nieve no inunda sus caminos. Pero si vas en invierno, que no te pare;  el excelente vino chileno y de Mendoza, y la indescriptiblemente sabrosa carne argentina permiten hallar...

El paraíso “Parati” y para cualquiera.

Al sur de Brasil y bañado por el océano atlántico, a medio camino entre Sao Paulo, la jungla del cemento, y Río de Janeiro, la jungla del desenfreno, encontramos un pequeño oasis colonial que se desmarca de sus vecinas. Un lugar diseñado y llamado Parati.

5 respuestas para “La Panamá que saqueó el pirata Morgan.”


  1. Melanie - 13 de septiembre de 2010 a las 01:43

    Qué verguenza esto :(

  2. KRISTEL - 13 de agosto de 2011 a las 16:33

    Como pudo suceder esto en esta ciudad tan bella … miren panameños si no hubiera pasado todo esto esto seria otro problema mmmmmmmmmmmuuuaaxxxxxx xau

  3. natyla - 3 de mayo de 2012 a las 19:55

    Yo soy 100% panameña pero la ciudad de panamá es una hermosura
    QUE VIVA PANAMÁ

  4. Anónimo - 21 de agosto de 2012 a las 03:46

    guaooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooo CHIRICANA PAPAPA Pero panama es una hermosura

  5. sulenni - 13 de febrero de 2013 a las 17:37

    esta busqueda no es la que quiero



Añade un comentario