Misterio resuelto: Afganistán y el litio.

Ahora todo cuadra. No eran los crímenes perpetrados por el régimen talibán contra sus propios ciudadanos, ni la demolición selectiva del patrimonio de arte afgano de raíces budistas. Tampoco se buscaba detener el cultivo de las extensas plantaciones de opio que exporta Afganistán y que suponen aproximadamente el 92% de la producción mundial de este estupefaciente, ni limitar el terrorismo islámico.

Todas estas razones seguro que tuvieron su peso, pero se trataron más bien de excusas vendidas a la ONU para justificar la invasión del país asiático por tropas esencialmente norteamericanas. La que posiblemente sea la verdadera razón ha saltado a la luz recientemente.

Bajo el suelo afgano se encuentran reservas de oro, cobre, hierro, litio, (utilizado en casi todos los aparatos electrónicos modernos), y cobalto por un valor agregado de 1.000.000.000.000 dólares americanos. Para que nos hagamos una idea, aproximadamente el PIB de España. Una barbaridad obscena de millones.

Lo curioso del caso es que este conocimiento ya estaba en poder de la administración Bush cuando comenzó la guerra de Afganistán. ¿Cómo se prueba esto? Porque los rusos ya lo sabían desde 1985.

Siendo Hamid Karzai el presidente de Afganistán, parece sencillo adivinar a empresas de qué países se adjudicarán a dedo los contratos de explotación de los recursos naturales del país roto por la guerra. Quien necesite más pistas, sólo deberá recordar que Karzai presume de haber recibido títulos honorarios por las universidades de Boston, Nebraska, Georgetown, e incluso ha sido declarado caballero británico. 

La ventaja geoestratégica obtenida por EEUU y sus aliados si se gestiona correctamente es innegable. El precio ha sido la muerte de 1.725 nacionales de los países de la coalición a Junio del 2010, (en especial de EEUU y Gran Bretaña), y más de 7.000 heridos que han debido ser repatriados desde la fecha de inicio de la guerra hasta el día de hoy. Y no estamos contando con el ingente número de fallecidos afganos que ha creado la guerra civil y la inseguridad ciudadana.

Es un precio muy alto a pagar por materias primas baratas para construir gadgets, pero hay que entender que el mundo se mueve a golpe de Ipod.

Otros artículos

La carretera del fin del mundo.

En el corazón de la Patagonia chilena se siente de cerca el pulso de la naturaleza. Siglos de aislamiento por tierra han hecho de la recientemente construida Carretera Austral un portal único a un mundo donde encontrarse a uno mismo es casi inevitable.

Y dijo la gallina…”¿Pero es de día o de noche?”

¿Por qué los huevos fritos ya no saben a huevos fritos? ¿Por qué el tomate ya no sabe a tomate? Son preguntas que perfectamente podría incluir en el programa “Cuarto Milenio” su presentador Iker Jiménez. Sin embargo, al contrario de las historias de OVNIs y fantasmas que suelen amenizar...

Añade un comentario