¿Eres despistado? Te echamos una mano.

No dejes que tu viaje acabe en una comisaría de policía reclamando tu pasaporte, en una calle sospechosa de cometerse todos los delitos del Código Penal, o durmiendo debajo de un puente. Si eres despistado, lo mejor que puedes hacer es leer este artículo.

Si eres despistadillo, tiendes a perderte con facilidad en tu propia ciudad y te roban las llaves del coche teniéndolas en la mano, es lógico que te pase lo mismo, o peor, estando de viaje. Pero, tranquilo, no todo está perdido. Siguiendo estos consejos puedes sobrevivir sin percances en tus viajes por el extranjero.

Es conveniente que antes de iniciar el viaje te hagas con un plano de la ciudad o ciudades que vayas a visitar. Marca en el plano las direcciones útiles tales como la oficina de información al turista y el consulado de tu país. Esto último te puede salvar de muchos quebraderos de cabeza. Es también interesante, aunque hay quien prefiere no hacerlo, diseñar antes de salir de casa las rutas y los sitios a visitar cada día, así podrás aprovechar mejor el tiempo, no te perderás nada y sabrás exactamente por qué calles ir para llegar a tu destino. Si miras con antelación los horarios de los monumentos o si, incluso, reservas tu entrada, seguro que no te llevas una decepción.

Obviamente, también es más que recomendable saltarse de vez en cuando el planning y pasear al azar por las calles, descubriendo cosas que no esperabas encontrar. Sin embargo, si tienes mala orientación es probable que termines perdido y sin saber ubicarte para volver a territorio conocido. Es por ello que es necesario que sepas algo del idioma del país al que viajas. Un “can yu tel mi jau tu gou tu oxford estrit?” puede salvarte de vagar sin rumbo en más de una ocasión.

Viajero Japonés

Foto: Alejandro Gabriel Alonso

Lleva siempre encima el Documento Nacional de Identidad (en el caso de viajar por la Unión Europea), pero deja en el lugar donde te alojes otro documento de identidad, como el pasaporte (o viceversa). Si extravías uno, o te lo roban, siempre te quedará el otro. En caso contrario tendrás que acudir a tu consulado (que, previsoramente, habrás marcado en el plano) para que te faciliten un documento de identidad provisional, perdiendo valioso tiempo que podrías estar empleando en visitar la ciudad.

Desgraciadamente son harto frecuentes los robos de carteras a turistas y viajeros, sobretodo si te ven con cara de despistado e incauto. Pónselo difícil. No lleves nunca la cartera en bolsillos traseros o laterales del pantalón o en lugares donde abulte o se vea. Lo mejor es no llevar en la cartera toda nuestra vida pasada y presente: fotos de la familia, DNI, carné de conducir, tarjeta sanitaria, tarjetas de crédito, carnés de clubes, billetes y monedas. Las fotos y los carnés mejor déjatelos en casa y lleva solo lo que necesitarás en el viaje.

Además, es mejor llevar las cosas repartidas. Por ejemplo, dentro de la mochila (y no en un bolsillo exterior) las tarjetas y algo de dinero, y en un pequeño monedero, que llevarás encima, el resto del dinero que necesitarás durante ese día. Ese monedero es mejor llevarlo en los bolsillos de delante del pantalón o incluso en la parte interna delantera del pantalón, enganchado con un imperdible (o con varios, por si acaso). Parece un poco engorroso, pero lo agradecerás cuando termines el viaje con tus pertenencias intactas.

La mochila, en las muchedumbres y también en las estaciones de tren y metro tenla vigilada o póntela delante. Asimismo déjate dinero en el alojamiento (dentro de la maleta, cerrada con llave, no encima de la cama con un cartel que diga “cógeme”), por si te despluman que siempre te quede algo de reserva.

Turista despistada

Foto: Ignacio Adasme

La llave de la maleta llévala encima cuando salgas y guárdala con celo. Por ejemplo, llevarla colgada del cuello con una cinta o una cadena es una buena opción. Desde luego no la lleves en la cartera, porque si te la roban te quedas sin poder abrir la maleta. Si esto sucede, y tu maleta se cierra con candado, siempre puedes acudir a algún taller mecánico donde te lo pueden abrir con unas tenazas o algo similar. Y, sobretodo, no hagas como una compañera mía de la infancia que, para que no se le perdiera la llave la metió en la propia maleta y luego cerró el candado…

Nunca está de más llevar un pequeño botiquín básico, con lo que más suelas utilizar: calmantes, tiritas, desinfectante, crema para picaduras, para contusiones, etc. Probablemente no lo llegues a utilizar, pero es mejor hacerle un hueco en la maleta que tener que buscar farmacias en una ciudad desconocida, explicar qué dolencia tienes y decidir entre marcas y nombres que te suenan a chino (tal vez, literalmente), todo ello entre dolores de estómago, fiebres o mientras tu siempre resentida rodilla te hace cojear. Si vas a un país tropical asegúrate de haberte puesto todas las vacunas y sigue las recomendaciones de tu médico.

Esperamos que estos consejos sean de utilidad y que durante tus viajes no tengas que lamentar ningún contratiempo y disfrutes al máximo de tu estancia. Y si, de todas maneras, te roban, pierdes las llaves o acabas dando tumbos sin saber donde estás, recuerda que todo eso también forma parte de las experiencias de tu viaje y será, sin duda, fuente inagotable de anécdotas. ¡Seguramente te rías a tu vuelta a casa!

Rosaura Ruiz

Rosaura Ruiz es estudiante de Historia, devoradora de libros y amante del arte y la cultura. En cuanto puede, que es cuando el dinero se lo permite, sale de viaje. Planificar la siguiente escapada es lo que la mantiene con vida; las ganas de descubrir nuevos lugares es lo que llena su mente.



Artículos relacionados

Los 10 países con la mejor comida del mundo.

Desde que al primer simio avispado se le ocurrió mojar la comida en el mar para darle más sabor, la carrera del ser humano para hacer de la cocina un arte ha sido imparable. Pero la evolución de la comida del mundo no ha sido deliciosa por igual. Te detallamos los países donde puedes engordar...

Tu amigo el Ministerio quiere que estudies en el extranjero gratis.

Sí, lo sabemos. Estudiar idiomas en el extranjero es bastante caro; dormir, comer, el curso, las inevitables copas con los compañeros... Sin embargo quizás no estés aprovechando las becas del Ministerio de Educación español. ¡Hasta 2600 € para que los gastes!  

Añade un comentario