Romeo, tócale el pecho derecho a Julieta.

De la mano de Shakespeare, Verona ha obtenido por derecho propio el título de ciudad del amor. El próximo San Valentín, asegúrate de que seas tú la persona que frota con ahínco la famosa estatua de Julieta que adorna la plaza del mismo nombre. Solamente esperemos que no acabes igual que ella…

“Julietas demacradas que no encuentran a Romeo” cantaba Joaquín Sabina. Verona es la cuarta ciudad más visitada de Italia. ¿La razón? Un montón de enamorad@s del amor. Julietas demacradas que no encuentran a sus Romeos y Romeos metrosexuales que no saben ni donde buscar a sus Julietas… y todas las demás combinaciones posibles… Julietas que no quieren príncipes azules, Romeos que se mueren por otro apuesto caballero montado a caballo, y duelos del siglo XXI, a espada y pluma… sólo hace falta leer el “muro de los enamorados”, situado a la entrada de la casa de Julieta, donde en papeles pegados con chicle se lee desde el siempre recurrente “Carlos X María” (dentro de un rojo corazón) hasta el más lírico “Ho bisogno del tuo amore” (Tengo necesidad de tu amor), que en la lengua de Dante suena mucho más bonito.

Romeo y Julieta

Foto: Judit Nyíri (juditny)

Febrero, además del mes de los Óscar y los exámenes, es, sin duda, el mes del amor. Si los centros comerciales hacen su agosto el día 14, en las pastelerías se agotan los bombones y en las floristerías, las flores, no son menos las agencias de viaje, que aprovechan el romántico y comercial San Valentín para sacar sus mejores ofertas de 2X1. Y puestos a hacer un viaje de enamorados, Italia no se queda atrás, que “l’amore é molto bello!!” y los italianos saben aprovecharse de su sonoridad.

Julieta Capuleto y Romeo Montesco eran dos amantes de Verona a los que sus familias enfrentadas imposibilitaron el amor. El relato data de 1531, y se le atribuye a Luigi Da Porto. Shakespeare haría universal la tragedia, y Leonardo Dicrapio le pondría, en 1996, el rostro, sino el primero, sí el más popular (existen otras versiones cinematográficas anteriores como la dirigida por el italiano Franco Zeffirelli en 1968 o la que se considera la primera adaptación al cine, dirigida por el ruso Pyotr Ilyich Tchaikovsky en 1936).

Además de en el cine, (y en la música, hasta Karina intentaría adaptarse a los tiempos con aquello de “no somos ni Romeo ni Julieta”), es en la vida real donde ese espíritu enamorado que tenemos escondido sigue floreciendo, motivo por el cual la casa de Julieta en Verona, situada en la Via Capello, es lo más visitado de la ciudad. En este enclave turístico, que en su día se conoció por la piccola Roma debido al esplendor alcanzado en la época imperial, se puede encontrar el anfiteatro romano de mármol convertido ahora en una ópera, el Palazzo Maffei, el Arco della Costa, la Torre del Gardello y la Torre de Lamberti, la Casa Munzzanti, decorada con frescos, la Catedral del Siglo XII, o la Basílica di San Zeno Maggiore. Éstas son algunas de las pequeñas joyas de Verona, pero ninguna sin embargo, atrae a tantos turistas como la Casa di Giulietta. En la puerta de la casa se encuentra una Julieta en bronce. Italia, que está llena de leyendas, no podía dejar pasar esta oportunidad. Cuentan que quien desea encontrar un nuevo amor debe tocar el pecho derecho de la estatua. No hace falta recordar qué pecho es, uno permanece en bronce, el otro ha cambiado de color debido a tanto “manoseo”.

Ventanas de Verona

Foto: Mauro & Tiziana

Desde el patio se puede ver el famoso balcón donde, seguro, alguna turista, estará haciéndose una fotografía mientras declama “¡Oh Romeo, Romeo! ¿Por qué eres tú Romeo?”. Previo pago de la entrada, podrá subir al balcón y ver la casa por dentro. Dentro de ésta, encontrará vestidos o, por ejemplo, siete enanitos… ya que puestos a mezclar ficciones… valga el detalle de quien conoce la casa como “el timo de Julieta”. Pero todo sea por el amor…

Romeo y Julieta se han convertido en símbolo de la ciudad y sirven de gancho y recurso para casi todo. Basta citar el ejemplo de el “Club di Gulietta”, que el mes de Febrero organiza, como ocurre en muchas otras ciudades, un concurso de cartas de amor. Mes, por cierto, éste de las misivas románticas, en el que el diario italiano La Repubblica ha dado voz a un estudio hecho por la Universidad de Siena, según el cual han encontrado en la Biblioteca Capitular de Verona el manuscrito del primer manual para escribir cartas de amor. El texto, del Siglo XII, escrito en latín sobre pergamino, se llama Modi dictaminum, y se le atribuye a un clérigo llamado Guido. Aconseja, entre otras cosas, alabar la belleza de la amada y despedirse con frases como “tantos saludos como peces hay en el mar” o “como flores trae el verano”.

No sabemos si estos consejos tendrían mucho éxito en estos tiempos del Facebook, o si, cómo decía el grupo musical Jarabe de Palo, “Romeo y Julieta no eran de este planeta”. España tampoco se libra de estas historias de amor y acoge con orgullo a sus “amantes de Teruel”… donde Juan Martínez de Marcilla, no siendo bien acogido (debido a su falta de recursos económicos) por la familia de su amada Isabel de Segura, decide partir a la guerra a enriquecerse. A la vuelta, ella está ya casada, pero él le pide un beso. Ella se lo niega y él muere de dolor. En el entierro, ella le da el beso al joven muerto y cae muerta junto a él. Muertos ambos, nace la leyenda.

Y bueno, ya se sabe (al estilo shakespeariano) que “la despedida es una pena tan dulce que estaría diciendo buenas noches hasta que amaneciese”, pero sólo queda decir que quien quiera un viaje de enamorados tiene donde elegir, y Verona (y también Teruel) son dos opciones interesantes para un mes como febrero y su San Valentín.

Patricia Gardeu

Patricia Gardeu es estudiante de periodismo y escritora de viajes. El estilo nostálgico y soñador que imbuye en sus artículos consigue que el lector se sienta partícipe en primera persona de su viaje.



Artículos relacionados

Nápoles versus Salerno: ¡Elige tu favorito!

Los “piques” entre ciudades se viven a otro nivel en Italia. Al sur de Italia, los de Nápoles y los de Salerno no se pueden ni ver. ¿El motivo? Adivina... ¿Cosas de rivalidades? Más o menos… El fútbol juega su papel, pero no es lo único. ¡Entérate de qué diferencia estas dos...

¿Caballos por las calles de Siena?

La locura hípica asola esta pequeña ciudad italiana dos días al año, cuando los caballos, ( y sus excrementos), son los protagonistas absolutos de las carreras llamadas "el Palio". El resto del año es simplemente una de las ciudades más bellas de Italia. ¿Acaso no es suficiente?    

3 respuestas para “Romeo, tócale el pecho derecho a Julieta.”


  1. kimberly trejo - 26 de noviembre de 2010 a las 22:23

    MI SUEÑO IR ALGUN DIA A VERONA Y PODER VER SUS MARAVILLAS COMO EL FAMOSO BALCON DE JULIETA, LA CASA CAPULETO, LA ESTATUA DE JULIETA Y LA CASA DE ROMEO.
    ESPERO PODER IR ALGUN DIA

  2. Azalia - 29 de enero de 2012 a las 00:24

    Un día iré a Verona con mi amiga Dayana. Ella tendrá una cita con Franchesco y yo guardaré en ese muro las mil y una cartas que escriba para él, ya no tendré que leérselas porque de allí en adelante tendré las noches del resto de nuestras vidas para expresarle las más hermosas combinaciones de palabras que fluyan de la fuente de mi alma. Verona encerrará entre su muro una nueva historia de amor.

    Azalia.

  3. Carolina Diaz - 27 de marzo de 2012 a las 02:53

    Al igual que tu Azalia, ese también es mi mayor deseo, algún día estare allí tomaré muchas, pero muchas fotos.



Añade un comentario