¡No te mojes! Conoce el transporte de Londres.

Si alguien te comenta que en Londres nunca le ha llovido, no le creas. Para no naufragar en la cosmopolita city, (y poder asaltar a conciencia las tiendas de Oxford Street), es conveniente conocer a la perfección su sistema de transporte…Y llevar un paraguas.

El transporte de Londres es famoso tanto por su amplitud (es una de las mayores redes urbanas del mundo), como por su brutal e inmisericorde precio.

El metro es uno de los medios más utilizados, ‘The Tube’ (bautizado así por su forma de tubo) es el metro más antiguo del mundo. Opera todos los días de 5.30 de la mañana a 00.30 de la noche y los domingos de 7.30 a 23.30. Se compone por 12 líneas en continua expansión, por ese motivo hay que mirar con detenimiento las señales de los andenes y relojes donde aparece el destino del siguiente metro, ya que hay líneas con desvíos y ramificaciones y la parada final puede no ser la última de la línea.

Transporte en Londres

Foto: Simon Donohu

El bus, además de icónico, es ideal para desplazarse por la ciudad. Hay más de 17.000 paradas de autobús en Londres, por lo que es muy fácil encontrar una parada cercana. Por la noche, Londres tiene una red extensa de autobuses nocturnos (con la letra “N”) que cuestan bastante menos que un taxi. Casi todas pasan por Trafalgar Square y circulan durante toda la noche.

La forma más rápida para moverse son los taxis, aunque también obviamente es la más cara. Los Black Cabs son los clásicos taxis negros que se han convertido en un símbolo de la ciudad. Si se quiere utilizar uno, es aconsejable llamar a todos los taxis que se vean aunque no tengan la luz de libre porque algunos taxistas están “ocupados” sin estarlo para seleccionar al cliente. (Un turista con cara de andar perdido será indudablemente recogido y explotado por el taxista).

Una manera más económica de hacer turismo por “la city” son los minicabs en donde hay que negociar el precio antes de montarse porque no disponen de taxímetro. Se aconseja hacer un regateo muy a la baja ya que los conductores empiezan con un precio muy alto. Para utilizarlos, hay que llamarlos por teléfono o contratarlos en alguna de sus oficinas. Hay que tener cuidado porque existen minicabs sin licencia (la licencia debe verse en el cristal delantero), los cuales son muy propicios para sufrir asaltos o robos.

¡Pero no todos los taxis van a ser convencionales! También es posible toparse con extrañas variedades como el servicio especial nocturno para mujeres llamado Ladycabs, e incluso con la variante especial para público gay, los Freedom Cars. Peculiaridades de Londres.

Tren de Londres

Foto: Miodrag Bogdanovic

Para ayudar con tu viaje para conocer la ciudad, los astutos londinenses han inventado tarjetas especiales que se pueden utilizar para varios tipos de transportes: el metro, autobuses, DLR (Docklands Light Railway), el tren y descuentos en los viajes del Támesis.

Si vuelas a Londres para unos días, una buena forma de ahorrar es utilizando la travelcard de uno, tres o siete días. Dependiendo de cuándo nos vayamos a mover en el transporte se puede comprar la Travelcard peak o off peak; la Traverlcard Peak es valida para utilizar el transporte antes de las 09h30 de la mañana y hasta las 04h30 del día siguiente, sin embargo, la tarjeta Off-Peak se utiliza a partir de las 09h30 de la mañana y hasta las 04h30 del día siguiente y te ahorrará unas libras que bien podrás emplear en una buena pinta.

Hace un par de años sacaron la tarjeta electrónica OYSTER, es una tarjeta con un precio base que se va recargando (siempre con múltiplos de 5 libras) según las necesidades del viajero. Nunca caduca y memoriza el dinero que queda en la tarjeta por lo que se puede utilizar en cualquier momento. La tarjeta calcula automáticamente la tarifa más baja para todos los viajes que hagas en un día. Este método es más económico que si se paga en efectivo, por ejemplo, un billete sencillo dentro de la zona 1 de los transportes de Londres cuesta 4 Libras, ¡mientras que con Oyster costaría tan sólo 1,50 Libras! La Visitor Oyster está pensada para turistas que se mueven por el centro, ya que tiene un coste máximo de gasto diario inferior al coste de una Travelcard diaria, se puede utilizar en todos los transportes aunque suele ser más barata si sólo se utiliza el metro o el autobús.

Seguramente necesitarás todo el dinero ahorrado para pagarte el paréntesis de comida extranjera que necesitarás después de varios días en Londres. No sólo de fish and chips y sandwiches vive el turista.

Pilar Valero es directora del centro de búsqueda de cursos y trabajo en el extranjero Cevex, y especialista en todo lo relativo a Inglaterra e Irlanda.



Artículos relacionados

Hay vida más allá del Big Ben.

¿Todavía crees que lo conoces todo de Londres? Si eres londinense, no leas este artículo. Si no es el caso, utilízalo de excusa para encontrarte con los lugares menos llenos de turistas japoneses en la ciudad del Fish & Chips.

Las archienemigas Oxford y Cambridge.

Dos universidades respetadas, y cuyos niveles educativos son considerados de entre los mejores del mundo. Su arquitectura es igualmente excepcional. ¿Cómo elegir entonces la mejor de las dos? Fácil, todos los años Oxford y Cambridge se juegan todo su prestigio en una carrera de remos.

Añade un comentario