Olimpiadas en Irak.

Las olimpiadas del 2016 tendrán lugar en Río de Janeiro. Felicidades. El lobby político de Brasil ha cumplido su cometido y en pos de la concordia con Suramérica, el comité olímpico internacional ha otorgado los juegos a una ciudad que permanentemente está presente en todos los listados de las ciudades más peligrosas del mundo.

En la ciudad de las favelas, la seguridad es un sueño truncado por el verdadero rey, el narcotráfico. La cifra de veinte asesinados diarios no parece tener la intención de remitir, (y no incluimos los desaparecidos), ¡casi duplicando el número de fallecidos diarios de todo Irak!

Con este panorama, cualquier atisbo de normalidad en las olimpiadas, salvo que el estado pacte extraoficialmente con los narcotraficantes, (lo cual parece la única opción), será difícil. Los verdaderos protagonistas de los juegos en lugar de los atletas serán los miembros del Comando Vermelho.

- Por esa calle de allí no pasamos ni nosotros- me comentó hace años un policía de Río que efectuaba labores de taxista para tratar de suplementar su escaso sueldo. No era una calle distinta a las demás, y me encontré mirándola con curiosidad. De hecho, se hallaba a escasos metros del famoso Sambódromo en el que se celebran los exóticos actos centrales de los carnavales todos los años. El policía sabía de lo que hablaba, acto seguido me enseñó las cicatrices de tres impactos de bala sobre su cuerpo. No pasaba de los treinta años, y me pregunto si seguirá vivo a día de hoy.

¿Por dónde se correrá el maratón olímpico de Río? ¿Cuántos rifles de asalto AK-47 por cada 100.000 habitantes hay en la ciudad? ¿Cuántos miles de policías tendrán que vigilar los juegos?

En resumen: ¿Es realmente Río la ciudad óptima de Suramérica para albergar las olimpiadas?

Otros artículos

Yogures y aplausos al sol en la isla griega de Santorini.

Una piel roja por el sol es el único precio que quizás se deba pagar por la visita al paraíso griego llamado la isla de Santorini. Sus pueblos blancos agarrados a los acantilados, reposan a los pies del Mar Egeo, donde según cuenta la leyenda fue devorada sin piedad la mismísima Atlántida. ...

Objetivo: Luces de Birmania.

Si Buda pudiera hablar, seguro que diría maravillas de los festivales de luces de Myanmar. A pesar del control que ejerce la junta militar sobre el país, las pagodas de Birmania bien merecen un viaje zen. Y si coincide con un festival, mejor.

Añade un comentario