¿Es realmente tan difícil vivir en una isla de Australia?

El caos se apoderó recientemente de la página web australiana que promocionaba la isla de Hamilton, localizada en la Gran Barrera de Coral. El servidor se colapsó cuando más de 300.000 curiosos o desesperados por su trabajo intentaron conectarse el mismo día para informarse acerca de las condiciones del empleo que se ofrecía en la isla y los requisitos para poder optar a tal sueño.

La zanahoria que se nos agita en la web es un contrato de seis meses, 150.000 Dólares Australianos, (unos 75.000 Euros) y un trabajo de ensueño haciendo snorkeling y cuidando de la isla. O más bien dejando que la isla le cuide a uno.

Y no es una mala zanahoria. 75.000 Euros es una cantidad respetable para tratarse de un período de seis meses, ¿pero es capaz de cambiar la vida a alguien? Este concurso implica unas jugosas vacaciones pagadas, pero difícilmente puede considerarse un cambio de rumbo.

Si no es algo tan duradero, ¿por qué esta fiebre del coral? ¿Por qué el colapso de la página web por miles de solicitudes?

a) En primer lugar existe un apetito cuya posible causa sea la presión de la vida moderna y del trabajo no vocacional al que la sociedad ha ido empujando a gran parte de la fuerza laboral. ¿Trabajas en aquéllo que siempre deseaste ?

b) Se ha producido además una admisión tácita por parte de la sociedad de que inscribirse en esta oferta resulta en este caso aceptable. Esta percepción diferencial se basa en la cobertura mediática, en cierto modo legitimadora, y en la temporalidad de la oferta, ya que resulta más sencillo plantearse seis meses en el paraíso que imaginarse dejándolo todo para vivir trabajando (de lo que sea preciso) en una isla paradisíaca.

Si de verdad aspiras a vivir en una isla tropical, no necesitas la elusiva aprobación de la sociedad de consumo, encarnada en una oferta para la cual tienes miles de competidores. Existen infinidad de islas turísticas en el Caribe, Tailandia y la propia Australia donde se ofrecen trabajos de carácter indefinido durante todo el año, y puedes realizar tu sueño. ¡Acuérdate de escribirnos!



Artículos relacionados

Adrenalina a chorros en las antípodas.

Si tanta playa y naturaleza australianas te han cansado y estás harto de vacaciones tranquilas, no desesperes. Sydney tiene tantas formas de hacerte sudar adrenalina como deportes de riesgo puedes practicar. Pruébalos y no podrás quejarte de aburrimiento.        

¿Quieres sentirte como Mad Max?

Al igual que Mad Max, tu objetivo es digerir los kilómetros y kilómetros de asfalto de la Stuart Highway que te separan de la siguiente gasolinera, sin atropellar a ningún canguro. Ni Moisés vagó tantas horas por el desierto.

Añade un comentario